Inicio / Prensa / Crónicas / FINAL UK 2.015 (Tv, Día 9)

FINAL UK 2.015 (Tv, Día 9)

FINAL UK 2.015 (TV, DÍA 9)

6 de Diciembre de 2.015

Sexto día con corresponsal de Spain Pro Snooker en el Barbican Centre de York

Hoy llegábamos al último tramo del prestigioso UK Championship: la gran Final, que se disputaba en dos sesiones (14:00 y 20:00 h.) y donde el jugador que primero ganara 10 frames se haría con el título y las 150.000 libras.
Los dos jugadores que optaban a ganar el torneo eran: Liang Wenbo (China) y Neil Robertson (Australia), destacando que es la primera vez en la historia del UK Championship que no hay un jugador del Reino Unido en la final.

El jugador chino era la segunda vez en su carrera que accedía a una final de ranking (la primera vez fue en el Shanghai Masters de 2.009), mientras que Robertson poseía una amplísima experiencia en situaciones de este tipo (tiene 10 títulos de ranking, entre ellos el del Campeonato del Mundo en 2.010 y el del Reino Unido en 2.013).

Wenbo había demostrado ser un especialista en remontar partidos: remontó un 1-4 en contra a Judd Trump en tercera ronda, para acabar ganando por 6-4; ante Tom Ford, en octavos, ganó por 6-5 después de ir 3-5 abajo; y ganaba a David Grace en semifinales por 6-4 después de ir perdiendo 2-4.
Y Neil Robertson llegaba a la final en un estado de forma magnífico y realizando un snooker magistral, tal y como había venido demostrando a lo largo del torneo, sobre todo en sus enfrentamientos con jugadores de la talla de Maguire, Higgins y Selby.

Sin duda, ambos jugadores nos iban a ofrecer una espectacular Final.

collage-2015-12-06

1ª Sesión, 14:00 h.:

Wenbo salía dispuesto a frenar a la máquina australiana, pero su ansia le hacía frenar muy pronto debido a un error de juego posicional y Neil entraba en juego, calentando el brazo con un break de 43 puntos. Tras un error del australiano entraban en lucha. El jugador chino debía afinar, y mucho, ya que Robertson es el mejor jugador  de bola larga (tal y como demostraba en semifinales contra Mark Selby). La lucha comenzaba a ser dominada, para sorpresa de todos, por el jugador chino que, sin embargo, no sabía aprovechar los errores de su rival y lo pagaba caro perdiendo el primer frame.

El jugador chino salía en el segundo frame más comedido y optaba por un juego defensivo  y más conservador. Y le resultó. Pero un error, a las primeras de cambio, con bola rosa hacía que Robertson entrara en una mesa con el juego abierto y lograra un break de 60 con el que metía mucha presión a su rival. El jugador chino estaba 52 abajo y con 51 en mesa y, una vez más, volvía a cometer un error que hacía subir el 2-0 en el marcador a favor del australiano.

Wenbo volvía al guión original, jugando al ataque desde el principio. Ese ataque tenía su recompensa y el público se deshacía en aplausos, pues tenía ganas de espectáculo. Wenbo, con mucha calma y concentración, iba construyendo el break y conseguía una tremenda centena (110) para poner el 2-1 en el marcador.

El cuarto frame comenzaba con juego defensivo y con dominio de Wenbo, que estaba subiendo su nivel y no se arrugaba y conseguía coger el control del juego. Pero con tan sólo 6 puntos anotados cometía un estrepitoso error que propiciaba la entrada en la mesa de Robertson. Y el australiano aprovechaba la oportunidad, realizando una centena (106) para colocar el marcador 3-1 al descanso.

Este resultado obligaba al jugador chino a reaccionar de inmediato si no quería ver cómo Robertson seguía aumentando su ventaja.

Robertson

Tras el descanso ambos jugadores nos deleitaban con un espectacular juego defensivo, que parecía que caía del lado del australiano gracias a su poderío con la bola larga. Sin embargo el juego se fue espesando, con errores por parte de los dos jugadores y Robertson (que tiene más experiencia en este tipo de partidos) sabía sacar mejor provecho, con un break de 42, reflejándolo en el marcador y poniendo a su oponente contra las cuerdas. Wenbo debía afinar muy bien cada golpe, cosa que hizo a la perfección primero en defensa para, posteriormente, coger la iniciativa en un ataque definitivo que resolvía de forma brillante. Le daba la vuelta al marcador (62-59) ganando el quinto frame y se colocaba a uno sólo uno de distancia de Robertson (3-2).       

Y en el sexto frame llegó la magia… Tras un error de Liang Wenbo, el jugador australiano entraba en la mesa y comenzaba a embocar rojas combinando con negra. La tensión en el Barbican Centre era tremenda y el silencio brutal. Los espectadores soñaban el 147, querían un break máximo, y todo hacía indicar que Neil Robertson podría conseguirlo. Templando los nervios, fue embocando una tras otra las 15 bolas rojas seguidas de su respectiva negra. Ya tenía el 120 y sólo quedaban  los 27 puntos de las bolas de color, que fueron siendo anotados mientras la tensión subía en la arena. Cuando Robertson embocó la negra final todo el Barbican Centre estalló en gritos y aplausos de júbilo. Acababan de ver historia del snooker: el break máximo número 115. El jugador estaba exultante y fue calurosamente felicitado por Liang Wenbo.

Con este break máximo, y si Liang Wenbo no lo solucionaba, el australiano se embolsaría 44.000 libras (40.000 por el 147 y 4.000 libras más por hacer el break más alto del torneo).

Este 147 es el tercero que consigue Neil Robertson en su carrera profesional: el primero lo consiguió en el China Open de 2.010 frente a Peter Ebdon y el segundo en las clasificatorias del Wuxi Classic de 2.013 frente a Mohamed Khairy. Además, es el primer break máximo que se consigue en esta temporada.

Tras el súper break de Neil, Wenbo quería devolverle la jugada y tenerlo sentado durante un tiempo. El jugador chino comenzaba un break y el público murmuraba pensando en otra posible centena. Pero un error con bola azul daba paso a la mesa a la máquina australiana, que estaba “on fire”, y volvía a demostrar quién era el que mandaba de manera magistral al realizar un break de 69 y colocar el 5-2 en el marcador.

Liang Wenbo debía reaccionar y llevarse el siguiente frame para terminar la primera sesión con opciones y poder salir a por todas en la segunda y definitiva sesión de noche. Y vaya si reaccionó. Salió dispuesto a llevarse el octavo frame de una tacada y lo conseguía con un break de 86 puntos, que bien pudo ser una centena. 5-3 en el marcador y todo quedaba en el aire para la segunda sesión.

Robertson2

2ª Sesión, 20:00 h.:

La segunda sesión comenzaba de manera un tanto dubitativa por ambas partes y con la intriga en el público sobre si Liang Wenbo aguantaría la presión de un buen inicio y no le tocaría remar a contracorriente para pelear por el título. Robertson, que llegaba al Barbican Centre con su hijo en brazos y acompañado por su esposa, aparentaba una tranquilidad pasmosa. Se le nota que es un grande y está acostumbrado a citas de esta envergadura. El frame no fue muy vistoso, pero sí muy emocionante. Wenbo, que comenzaba a jugar con confianza y atacaba cada vez que tenía oportunidad, aprovechó un fallo del australiano para hacer un break de 82 (con limpieza de mesa incluida), colocar el 5-4 en el marcador y dejarlo todo en el aire.

Wenbo salía motivado y lograba hacerse con el control del décimo frame. Fue osado y quiso emular el 147 de Robertson, pero se quedó en 47 y pasaba el turno al australiano. Un Neil soberbio en su juego, con golpes y emplazamientos espectaculares, le hizo pagar cara su osadía: limpiaba la mesa con un break de 78 puntos muy trabajado. De esta manera la máquina australiana volvía a colocar la diferencia de dos frames en el marcador: 6-4.

Neil Robertson comenzaba el undécimo frame consiguiendo poner una ventaja de 49 puntos en el marcador (50-1) para meter más presión al jugador chino. Una presión que volvía a afectarle, pues anotaba tan sólo 14 puntos más y daba la oportunidad a su rival de cerrar el frame, que así lo hacía y ponía el 7-4 en el marcador a un frame del descanso y tres arriba.

El duodécimo frame era clave ya que podía suponer una diferencia de 4 frames entre ambos jugadores, y el jugador chino, consciente de ello, salía dispuesto a llevárselo. Tomando muchos riesgos se hacía con el control de la mesa y lograba un break ganador de 78 puntos, que Robertson intentó pelear pero que acabó concediendo. Salvaba los muebles Wenbo y devolvía la ventaja de dos frames al marcador para irse al descanso: 7-5.

Robertson3

El de Zhaodong quería más y no se dejaba intimidar por la situación. Y esta vez pudo hacer un break y defensa para esperar el ataque definitivo. Un ataque que llegaba por parte de Robertson, que sacaba su mejor snooker y ponía al jugador chino contra las cuerdas con 26 puntos abajo y 27 en mesa (61-35). Wenbó lo intentó, pero un error con bola amarilla daba el turno con bola en mano al de Melbourne y éste no perdonó: 8-5. Neil Robertson se colocaba a tan sólo dos frames del título y de su segundo Campeonato del Reino Unido y el público se lo hacía saber con una tremenda ovación.

En el decimocuarto frame, llevando ventaja en el marcador, el jugador chino cometía un error que daba paso al australiano. Parecía que todo estaba ya sentenciado, pero este tipo de partidos cuesta cerrarlos, y mucho, y llegaba el error del Campeón del Mundo de 2.010 y una de las últimas oportunidades para Wenbo de meterse en el partido, que llegaba a tener bola de frame. Pero el temperamental jugador asiático jugaba más con el corazón que con la cabeza, y eso se acaba pagando antes o después en el snooker y máxime si tu rival es Neil Robertson. El de Melbourne volvía a la mesa para sumar 34 puntos más y hacerse con el frame. Ponía el 9-5 en el marcador y estaba tan sólo uno de hacer más historia para el snooker australiano.

Llegaba el decimoquinto frame. Robertson no quería esperar más y su ansia por ganar le hacía frenar con 42 puntos en su marcador, dando paso al de Zhaodong que, una vez más, cometía un garrafal error. El australiano, a base de calma y del buen talento que lo caracteriza, volvía a entrar en la mesa y anotaba 20 puntos más que le hacían ganar el frame y el título (más las 150.000 libras de premio por ganar el torneo y las 44.000 libras por haber conseguido un 147 y el break más alto del torneo).

De esta manera Neil Robertson acaba de ganar su segundo UK Championship, lo que supone un total de 11 títulos de ranking en su haber.

Felicidades al Campeón y también a Liang Wenbo por la magnífica final que nos han hecho vivir!

Vea también

6 Red World Championship 2017

6 Red World Championship 2017

El lunes 4 de septiembre, arranca el 6 Red World Championship 2017 (torneo con 6 ...